Menu

Filosofía Barataria

Metáfora de la sacarina. En busca de lo real

Hace poco he leído un artículo muy interesante sobre nutrición. Donde la nutricionista desaconseja el uso de la sacarina o de cualquier otro edulcorante.

Pero la razón que ella aludía en su artículo era muy distinta a las que había escuchado anteriormente, donde generalmente lo que se resalta de la sacarina es la sospecha de que produzca cáncer, además de encarnar todos los males sanitarios de la cristiandad.

La originalidad del artículo de esta nutricionista radica al indicar que la sacarina, al emular el sabor dulce, provoca que en el cuerpo se produzca una serie de reacciones encaminadas a digerir el azúcar en el cuerpo. El problema es que no hay azúcar que digerir y

el cuerpo se llena de mensajes que no entiende.

Esto en sí mismo ya es un serio inconveniente, pero le sigue un segundo que me parece también muy interesante, al consumir un edulcorante artificial perdemos cierta expectación ante la recompensa por el dulce real, que en verdad es algo que aporta mucha energía al cuerpo humano y es algo positivo para el mismo (aunque nos cueste aceptarlo en una sociedad envejecida y con sobrepeso), por lo que el reclamo hacia el dulce lo perdemos, nos conformamos con lo sucedáneo y no buscamos lo real.

Una conclusión que podemos extraer, es que la sacarina es mala porque nos aleja de la realidad, o lo que es lo mismo, nos aleja de cierto tipo de verdad y el cuerpo se revela, se desorienta.

Esto, que podemos entender desde la nutrición nos cuesta mucho entenderlo desde otras perspectivas.

Muchas veces, como en la que acabamos de hablar, buscamos disfrutar, pero en esta búsqueda del placer, sacrificamos algo muy importante que es la realidad, por lo que terminamos aceptando una realidad disminuida, una realidad “edulcarada”

nos facilita no buscar el fin al que el placer sirve.

Desde un punto de vista hedonista, la finalidad de la vida es el placer, sin darnos cuenta de que el placer nos orienta a otra finalidad que es la realidad o la verdad. Estas dos palabras se unen maravillosamente en la máxima clásica sobre la verdad.

Al oponerme al punto de vista hedonista no me sitúo desde el punto de vista puritano que considera el placer como algo negativo. Todo lo contrario, considero el placer como algo maravilloso que nos orienta y dirige la mirada hacia todo aquello que es real.

 

 

 

¿Qué es la libertad?

Solo quiero hacer una breve reflexión sobre la libertad. Aunque no soy un experto sobre la materia, sí puedo decir que es un tema que me preocupa. Sobre el que pienso, leo e intento actuar.

Es importante en todos estos asuntos que además de conocer el bien, o lo que entendamos por él, seamos capaces de elegirlo. Son dos momentos distintos, si no queremos caer en el error del intelectualismo moral debemos de separar el conocimiento y la acción

porque conocer el bien y elegirlo en cada acción son dos cosas distintas

A la libertad le pasa lo que a la felicidad, todos sabemos que la queremos, pero muchas veces vamos en la dirección contraria. Esto es así porque la idea que tenemos de ella es que es hacer lo que nos de la gana. 

Cuando hablo a mis amigos o familia acerca de la libertad, me doy cuenta que muchas veces me escuchan con la cara torcida, en el mejor de los casos, me dejan explayarme, pero en realidad no aceptan ni una de las palabras que les digo.

Cuando hablo durante un rato de la libertad, cuando se atreven, me paran y me dicen,

¿Pero qué es la libertad?

Yo no soy capaz de definirla de una manera directa. Por lo que acudo a lo que en teología se denomina vía apofática, es decir, a través de la vía de la negación podemos intuir que es aquello a lo que nos estamos refiriendo.

En esta línea he de decir que no entiendo la libertad como hacer todo aquello que me de la gana en cada momento, de hecho disto muchísimo de concebirla así.

En esta vía apofática, podemos entender qué es la libertad si hablamos de lo qué es la esclavitud, y como a través de la negación de la primera podemos entender qué es la libertad.

Si llevamos esto al campo de la filosofía moral, podemos decir que

hacer aquello contrario de lo que nos esclaviza nos hace libres.

¿Qué nos esclaviza? ¿qué pensamientos? ¿qué acciones? (incluyendo aquí la inacción como forma de acción)

 

Para profundizar en el estudio de la libertad os recomiendo este fabuloso libro del teólogo Zamorano Emilio Justo

Revisión de Objetivos

A las cinco menos de 10 de la tarde del 7 de Junio de 2009 me vino a la cabeza el nombre de este Blog a modo de revelación.

Me encontraba montando la terraza de un bar del salmantino barrio de Garrido. Mientras me ocupaba de esta labor tan exigente me vino a la cabeza el nombre.

Filosofía Barataria!!

Me pareció original, lleno de significado, ritmo, un título que cualquier aspirante a cultureta reclamaría como suyo.

Seguramente la idea surgió porque en aquel momento me encontraba leyendo el quijote en su edición de Francisco Rico. Estaba entusiasmado porque era capaz de entender “La Novela”, columna de la tradición cultural hispánica, más aun, era capaz de disfrutar con ella! sorprendiéndome orgullosamente a mí mismo riéndome a carcajadas. Con este entusiasmo cursi veía toda la realidad en términos quijostescos, de ahí probablemente surgió el nombre de este blog.

Así como los rayos de Junio nos empezaban a calentar y se convertían en primicia esperanzada de un verano lleno de promesas, la cabeza se me llenaba de ideas ilusionantes para el Blog.

Por aquel entonces yo estaba fascinado por Gina Tonic. La descubrí a través de mi hermano. Era una chica algo más joven que yo, geek, guapa y moderna. Representaba de alguna manera todo lo que yo echaba de menos en mi vida. En aquel momento tenía la sensación de estar encerrado en provincias. Ella vivía entre Madrid y Barcelona, estaba a la moda, vivía las grandes fiestas de las ciudades de moda.

Además tenía independencia económica, si bien es verdad que yo nunca me he tenido por una persona obsesionada por el dinero, también lo es que me encanta la gente que se cuida, que se gasta dinero en ella misma, que son independientes, que disfrutan de la utilidad que le sacan a alguna nueva adquisición tecnológica, que son disfrutones. Por eso una de las primeras ilusiones que tuve para realizar en este blog era al igual que Gina un videoblog, pero al poco tiempo desistí, me pareció una exposición excesiva.

Por lo que me propuse ir escribiendo, sin saber muy bien de que…

Después de diez años, los artículos escritos no llegan a la decena, pero aún así me resisto a dar por muerto este proyecto. De vez en cuando, nostálgico de las ilusiones que puse y deudor de los sueños que deposité, vengo, me doy una vuelta, lo miro con ojos paternales, escribo un articulito y cierro hasta el próximo año.

Por lo que la  frecuencia de actualización es de un artículo por año, batiendo todas las expectativas de productividad…

Pero aquí continúa esta criaturita, que precisa de poco alimento y se conforma con un artículo anual.

He estado revisando los objetivos que me puse en 2010 y casi se me saltan las lágrimas.

¿Por qué?

Porque soy muy parecido a mi yo de 2010. Sin haberme ceñido para nada a los objetivos que me propuse en una tarde de Enero de 2010, veo como he cumplido algunos, estoy trabajando en otros, otros tantos los he tirado a la basura y otros se me habían olvidado

En estos pequeños objetivos hay regusto a pasado. En 2010 me dedicaba a escribir articulitos para diferentes Blogs, y al poco de escribir en ellos me contagié de sus manías, como las listas, como ver el mundo en términos de objetivos, es decir, ver la vida de una forma demasiado medible y cuantificable. Pero intentaré entrar más en este asunto en algún artículo posterior.

Ahora tenderé mi mano a mi yo del 2010, aceptaré sus usos y costumbres y le pediré humildemente a él que acepte los míos.

Si retomamos los objetivos que apunté vamos a ver lo que he cumplido y lo que no.

  • Consolidar este Blog: No se si escribir un artículo anual lo podemos considerar como consolidación del Blog, es ironía…
  • Hacer yoga: Todo lo que hice se resumió a comprarme un par de libros de Matthieu Ricard y ponerme a la hora de la siesta sobre mi cama a intentar meditar. El resultado fue extraño, la mayor parte de los días me entraba una modorra insuperable, haciendo que me quedara frito  en la cama. Un día noté algo extraño, como que mi mente se iba hacia arriba, a unos 30 cm de donde se suponía mi cabeza. En todos los casos me levantaba asqueado, no tenía como resultado buenas sensaciones. Actualmente veo al yoga como un caballo de Troya de las espiritualidades orientales y creo sinceramente que hacen más mal que bien.
  • Hábito de Estudio: En este objetivo he superado las expectativas que podría pensar en 2010. Por aquel entonces, sabía que quería estudiar temas como filosofía o teología, pero no tenía ni idea de cómo se podrían plasmar estos deseos. Estudiaba la carrera de Biología de forma errática. Ya tenía una edad complicada para iniciar cualquier proyecto ilusionante…. había perdido bastantes trenes de la vida en este aspecto. Pero de fondo sabía que lo mío era estudiar. Ahora hace cuatro años que he empezado Ciencias Religiosas. Estoy a punto de ser diplomado (a 6 meses), se han ampliado tanto mis esperanzas en el ámbito de estudio que aún muestro cierta incredulidad.
  • Aprender a programar: Este habilidad se requería en aquel momento de mi vida. Y ahora aunque no la necesite de forma explícita, si que la necesito para agilizar mi trabajo, motivo por el que estoy aprendiendo pequeñas cosas en este ámbito.
  • Sacarme el carnet de conducir: Objetivo conseguido, ahora estoy perfeccionándolo. Intento conducir todos los días y creo que lo estoy consiguiendo.
  • Leer una hora diaria: Leo bastante, pero sigo haciéndolo de una forma deslavazada, sin orden, pero a través de la carrera lo hago mejor. Funciono mejor ante la obligación
  • Darle caña al inglés: Este objetivo lo dejo un poco en “Stand By…” sigo pensando que es clave, pero no lo veo algo primordial en mi vida según la tengo hoy en día estructurada.
  • Viajar, viajar, y viajar: Bueno esto lo pensaba en 2010 porque me sentía encerrado en ciudades de provincias, ahora que vivo en Madrid no tengo esa necesidad. De hecho pienso que de alguna manera el viajar se ha sacralizado. Por lo que aunque me guste viajar, lo que realmente me gusta es vivir los lugares, y si no se puede, lo otro, me parece comparable a una especie de comida rápida.
  • Cocinar: Proyecto que me sigue pareciendo interesante, y que tengo las mismas ganas de hacer, pero que tampoco he sido capaz.
  • Inconfesables: Pues eso …….
  • Pasar de la reactividad a la proactividad: Sigo igual, me parece increíble que en 2010 ya fuera consciente de esta realidad, pienso lo mismo que un día le escuché decir a  Álvaro Pombo, que la escritura nos hace que nos conozcamos mejor.

Y como la última frase que escribí en 2010 me sigue pareciendo interesante la pego tal cual:

Seguramente me habré dejado muchas cosas en el tintero, pero para eso he decidido escribir un Blog para ir poco a poco construyendo la realidad.

 

Verdades que nos perfeccionan y Verdades que nos destruyen

Mircea Eliade

La filosofía, la teología o el estudio comparado de las religiones tienen cierto carácter salvífico. Desde siempre la religión se ha encargado de lo que es bueno para el hombre y de aquello que no lo es.

La filosofía, también  ha tenido como uno de sus tres objetos de estudio al hombre y dentro de él como debe de ser su comportamiento para tener una vida virtuosa.

A partir de caminos distintos llegamos a verdades que nos obligan, a verdades que nos perfeccionan o que nos destruyen.

Me parece que esta cita de Mircea Eliade extraída de su libro Diario 1945- 1969 lo expresa mejor que nadie.

 

—«… Estos treinta años o más que he pasado entre los dioses y las diosas exóticos, bárbaros, irreductibles; nutriéndome de mitos, obsesionado por los símbolos, arrullado y hechizado por tantas imágenes que hasta mí llegaban desde aquellos mundos

sumergidos, me parecen hoy como las etapas de una larga iniciación. A cada una de esas figuras divinas, a cada uno de esos símbolos o mitos va unido un peligro que he afrontado o superado. Cuántas veces estuve a punto de “perderme”, de extraviarme en aquel laberinto en que corría el peligro de ser muerto, esterilizado. “emasculado” (por una de aquellas terribles diosas madres, quizá). Una serie infinita de aventuras intelectuales, y digo ‘aventuras’ en su sentido primario de riesgo existencial. No fueron únicamente los ‘conocimientos’ lenta y tranquilamente adquiridos en los libros, sino aún más los encuentros, las tensiones y las tentaciones. Ahora me doy cuenta perfecta de todos los peligros que esquivé durante aquella larga ‘búsqueda’, y ante todo del peligro que significaba el olvido de que yo me había propuesto un fin, que me dirigía hacia algo, que aspiraba a llegar a un ‘centro’».

Escapando del eterno retorno.

Cuando un hombre sabe a dónde va, el mundo entero se aparta para darle paso

Bertrand Russell

Ojo por ojo y el mundo quedará ciego

Ghandi

No liberes al camello de su joroba, podrías estar liberándolo de ser camello

G. K. Chesterton

“Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia”

SANTIAGO RAMÓN Y CAJAL

¿Spinoza o Darwin?

Sin duda dos de los abanderados más belicosos del ateísmo que podemos encontrar en el panorama internacional son Richard Dawkins y Daniel Dennet.

No estoy de acuerdo con todos sus planteamientos, pero no se puede objetar que tanto el uno como el otro sean muy brillantes exponiéndolos, a lo que le suman un punto de ironía con el que no puedo por menos que partirme de risa.

El vídeo que pongo a continuación está sacado de una de la magníficas conferencias de TED, a las que me he convertido en un fan incondicional.

El bueno de Dennet nos habla de una realidad contraintuitiva, según él :

No juzgamos buena una cosa porque la deseamos, sino que la deseamos porque es buena,

es justamente la sentencia contraria que puse hace unos días de Spinoza el que decía:

No deseamos una cosa porque sea buena, al contrario la juzgamos buena porque la deseamos

¿Quien tiene razón el genial Spinoza o Dennet (apoyándose en los postulados de Darwin y Wallace) ?

El vídeo está inglés pero tiene la opción de habilitar subtítulos en español. A disfrutar
;